Manos al Café: Cold Brew + Cold Foam

Cold Foam

Existen diferentes procesos para la preparación del café. Cada uno de ellos ofrece distintos sabores, aromas y texturas para deleitar a todos los gustos. Un ejemplo de ello es el Cold Brew.

Cuando acudimos a una cafetería, las presentaciones son distintas y más elaboradas que lo que solemos preparar en casa. Sin embargo, existen muchas formas de lograr estos resultados desde el hogar. ¿Lo sabías?

Una de las formas de infusión más populares en la actualidad es el Cold Brew. Esta preparación en frío conserva el sabor y la textura del café, reduciendo sus efectos irritantes.

¿Qué es el Cold Brew?

Nacida en Estados Unidos, esta técnica fue desarrollada por el ingeniero Todd Simpson. La base de esta infusión es que todo el proceso se realiza sin tener que elevar la temperatura para obtener los resultados.

El resultado del Cold Brew es una bebida que pierde los toques amargos del café, teniendo un gusto principalmente dulce. Además, al reducirse su acidez en casi un 70%, se vuelve mucho más noble para el estómago.

Por ello, el Cold Brew es la base de otras bebidas que buscan ser una opción refrescante. Cuando el proceso se hace en frío, los nutrientes del grano permanecen de una mejor manera y la concentración de cafeína es mayor.

Beneficios del Cold Brew 

Durante el proceso de extracción en frío, el café se deja remojando hasta por 24 horas. Esto hace que la concentración sea mucho más pura, manteniendo los nutrientes que son benéficos para el cuerpo.

Aunque la cantidad de cafeína obtenida es más alta que con una extracción en caliente, suele diluirse con agua o café. Esto hace del Cold Brew una bebida muy versátil, ya que puede adaptarse a la concentración que se desee.

Los antioxidantes naturales de esta bebida son mucho más intensos cuando la extracción se hace en frío. Además al hacerse suavemente y por tiempo prolongado la pureza del café será mucho más concentrada.

Al tomar café Cold Brew todos los días podemos reducir los signos del envejecimiento. Debido a que es una concentración más poderosa, también ayuda en los procesos de pérdida de peso.

Nuestra piel lucirá mucho más radiante, gracias a los efectos regeneradores y estimulantes de esta infusión fría. Por si esto fuera poco, el Cold Brew es una gran opción para los días de calor.

Al estimular el flujo sanguíneo, puede ayudar a combatir problemas circulatorios. Además, es una excelente forma de estimular las capacidades cognitivas, como la memoria.

¿Quieres saber lo mejor? Puedes preparar Cold Brew en casa, de forma sencilla y completamente a tu gusto. A continuación te daremos una magnífica receta para crear una espuma de leche como acompañamiento.

Aprende a preparar Cold Foam

Para preparar el Cold Brew y la Cold Foam necesitarás de tu Prensa Francesa. Los ingredientes necesarios para esta combinación son:

Café molido grueso (82 gramos)

Agua (2 tazas)

Leche (350 mililitros)

Hielos al gusto

Prensa Francesa

Lo primero que debes hacer es preparar tu mezcla Cold Brew. Para ello deberás colocar los granos de café molido en el fondo de la prensa. Posteriormente se añade el agua y se mezcla bien para que todo el café quede bien mojado.

El siguiente paso es colocar la tapa de la prensa, pero sin presionar. Esto permitirá que nuestra mezcla no se contamine de olores. Después de ello meteremos la prensa dentro del refrigerador.

La mezcla de Cold Brew puede dejarse entre 8 y 24 horas. Puedes hacer distintas pruebas para encontrar la cantidad de tiempo que te de los resultados que deseas. Una vez que está lista la infusión, presionamos la prensa y nuestro café está listo.

Servimos hielos en un vaso y añadimos la cantidad de Cold Brew y agua deseada, dejando espacio en la parte superior. Esto es para poder añadir la espuma posteriormente.

Para la Cold Foam, utilizaremos nuevamente la Prensa Francesa. Lo único que necesitamos es agregar la leche dentro de la prensa y comenzar a presionar, de arriba a abajo. Esto irá formando la espuma sin calentar la leche.

Para preparar Cold Foam tan solo debes agregar leche a tu Prensa Francesa y presionar de arriba a abajo hasta obtener la espuma.

Cuando la espuma esté lista la agregamos a la parte superior del vaso. Nuestro Cold Brew está listo para ser disfrutado. Puedes añadir alguna esencia o licor de café para darle un toque más intenso de sabor.

Conclusión

El Cold Brew es una forma de preparar café en frío. Esta técnica permite conservar los nutrientes y bondades de la bebida, reduciendo su sabor amargo. Gracias a su proceso, el consumo regular puede brindar beneficios a la salud.

¿Sabes cuál es la mejor parte? Puedes preparar Cold Brew en casa, de forma sencilla. Además, tu Prensa Francesa puede servir para lograr otro tipo de bebidas, e inclusive hacer una espuma fría para acompañar tu café.

En la tienda en línea de CAFFENIO podrás encontrar todo lo que necesitas para hacer Cold Brew en casa. Atrévete a disfrutar de esta receta y descubre las bondades que la infusión en frío tiene para ti.

Artículos relacionados

Prepara tiramisú en casa

Cold Brew con Prensa Francesa: Más sencillo de lo que crees

Etiquetas: